Hacer el Camino de Santiago

Hacer el Camino de Santiago

Es posible que estés pensando en hacer el Camino de Santiago porque algún familiar o amigo lo ha vivido y te lo ha recomendado. Esa es la publicidad más frecuente y el motivo por el que muchos peregrinos se animan cada año a realizar. Como habrás visto por Internet El Camino de Santiago es un conglomerado de caminos o rutas que conllevan a Santiago de Compostela, a la tumba del apóstol y parten de diferentes localizades. Estos poseen un gran kilometraje y excelentes paisajes a lo largo de todos sus recorridos.

Cuando las personas se enteran de que dicho recorrido existe, se plantean hacer el recorrido, sin embargo, todos necesitamos una motivación para algo tan grande como hacer este recorrido, por lo que surge la duda de ¿por qué hacer el Camino de Santiago?.

4 Razones por las cuales hacer el Camino de Santiago

Existen muchas razones para realizar este hermoso recorrido, bien se sea un fiel creyente o no. Entre los principales motivos encontramos:

  1. Visitar la tumba del Apóstol Santiago: Este puede ser un motivo más que suficiente para cualquier creyente emprender esta caminata monumental de días y semanas enteras. Es un acto donde la fe en el apóstol te impulsa, si no alguna petición o milagro que quieres hacer hacia algún familiar o ser querido en una situación complicada de salud.
  2. Encontrarse a si mismo: Esto puede ser necesario muchas veces ya que el día a día nos absorbe tanto y no nos deja pensar en nosotros mismos como debe ser. Poder pasar un rato a solas para así conocerse a uno mismo es una excelente terapia. Un tiempo a solas también puede servirnos para reflexionar o poder desahogarnos, llorar y sacar todo el dolor que podamos tener acumulado, es sin duda una razón excelente para hacer el peregrinaje.
  3. Aprender cosas nuevas: Siempre se aprende algo nuevo, en el día a día, en este tipo de experiencias se pueden vivir momentos increíbles que sólo pueden conllevar a aprendizajes particulares como lecciones de solidaridad. En estos caminos tan largos, siempre hay viajeros accidentados o necesitados, bien pueden ser otros o podemos ser nosotros mismos, y todos los que transitan por este pasaje saben el esfuerzo que requiere, por lo que entre peregrinos no hay distinción social, sino un gran sentimiento de solidaridad.
  4. Hacer nuevos amigos: En este tipo de viajes siempre se entabla algún tipo de conexión con alguna persona nueva, por lo que una amistad nueva puede nacer, o incluso algo más.

Si vienes de fuera hacer el camino también puede servir para aprender de culturas nuevas de todos los lugares visitados durante el peregrinaje. Como ves existen muchas y buenas razones para hacerlo por lo que anímate y … ¡¡buen camino!!