Camino Inglés

El camino inglés inicia en el puerto de Ferrol, siendo 120 kilómetros a recorrer en 5 etapas hasta Santiago. Se trata de una ruta menos transitada donde predomina el verde de su vegetación. Este camino tiene otra variante desde donde iniciar el recorrido, A Coruña, con 73 kilómetros de distancia hasta Santiago de Compostela dividido en 3 etapas.

El camino está señalizado por flechas amarillas o hitos, que se ubican puntualmente en lugares de fácil visibilidad. Durante el camino se encuentra hospedaje en solo cinco albergues, lo cual en temporadas altas resulta difícil encontrar alojamiento disponible en estancias públicas. Si no se encuentra alojamiento en estos albergues dispones de hostales y hoteles privados en los que poder pasar la noche.

Etapas del camino inglés

Cada una de las etapas del camino inglés esconde maravillosos secretos y mucha historia.

Etapa 1: Ferrol – Pontedeume (31 km)

Ferrol es una ciudad dedicada a las actividades marítimas. Comprende un puerto y la seguridad de tres castillos. En el viaje se recorren las calles adoquinadas de Ferrol, se llegan a la playa de la Magdalena y llegamos a Pontedeume. Una vez en Pontedeume atravesamos uno de los puentes más largos de Europa. 

Muchos peregrinos escogen iniciar su viaje desde este municipio porque cumple con los kilómetros exigidos para alcanzar la compostelana.

Etapa 1B: A Coruña – Bruma (33.6 km) 

Algunos peregrinos escogen iniciar la travesía hacia Compostela desde el puerto de A Coruña, una ciudad conocida por tener la Torre de Hércules, un faro romano que guía a los navegantes hacia su puerto.

Hay que resaltar de igual modo, que iniciar el viaje desde este puerto no cumple con el kilometraje exigido para obtener la compostelana.

Etapa 2: Pontedeume – Betanzos (20.2 km)

En esta etapa las pendientes son más pronunciadas, no obstante, este arduo trayecto es recompensado con un hermoso paisaje rodeado de bosque y villas medievales. Y por supuesto merece darse una vuelta por Betanzos y probar su tortilla típica de la zona.

Etapa 3: Betanzos – Bruma (27.8 km)

El camino se vuelve largo y difícil. El paisaje ya no es tan urbano, sino que se adentra absolutamente en el bosque. Por ello se recomienda abastecerse de suficientes provisiones en Betanzos antes de involucrarnos en la naturaleza hasta llegar a Bruma.

Etapa 4: Bruma – Sigüeiro (24 km)

Desde Bruma a Sigüeiro hay 24 kilómetros entre caminos de tierra y asfalto, con establecimientos y servicios orientados a los senderistas y peregrinos que se dirigen a la ciudad capital.

Etapa 5: Sigüeiro – Santiago de Compostela (16.7 km)

Etapa con un tramo corto a recorrer, siendo esta la última del Camino de Santiago Inglés, Compostela se encuentra a solo cuatro horas de caminata desde Sigüeiro, luego de pasar el puente del Tambre. Una vez se ingresa al núcleo santiagués, la monumentalidad de la catedral es evidente, restando solo los últimos metros hasta llegar finalmente a la Catedral.

Historia

Gracias a la posición estratégica del puerto de Ferrol y A Coruña para los navíos nace esta ruta marítima. Ruta que utilizaban escandinavos, flamencos, escoceses, irlandeses y otros pueblos británicos con el fin de mercadear por lo que el camino a Santiago no era su único objetivo.

Fue en el siglo XIV cuando se extiende la peregrinación atracando barcos anglosajones en puertos gallegos, buscando nuevos destinos cristianos fuera de sus tierras.

Significado del nombre

El nombre de Camino inglés se toma por los navegantes británicos que dieron lugar a esta ruta. Los peregrinos venían en barcos mezclados entre mercancías y en barcos poco estables que suponían un riesgo para cruzar el mar cuando se planteaban dificultades de tormentas y oleajes.

Tras llegar a tierra, en pocos días podían estar en Santiago, a diferencia de los peregrinos que decidían cruzar los pirineos por la ruta francesa, que no solo suponía varias semanas para llegar, sino que tenían que protegerse de ladrones que se escondían en los caminos.

Existen escrituras del siglo XI en las que se documenta como peregrinos de Cruzadas y Templarios que iban camino a Jerusalén, hacían escala en los puertos de A Coruña para dirigirse a Santiago y pedir protección en Tierra Santa.

¿Por qué elegir el camino inglés?

Te comentamos algunos de sus rasgos para que te ayuden a decidir:

  • El camino inglés tiene buena señalización que hacen más fácil avanzar por esa ruta llena de bifurcaciones.
  • No se trata de uno de los caminos más difíciles, sí que tiene algunos desniveles a superar, pero son de nivel medio y no necesitan una gran preparación física.
  • Tenemos 38 kilómetros de paisaje entre el Miño y Bruma de terreno rural de montaña donde nos encontraremos pequeñas aldeas ganaderas y agricultoras. Un entorno tranquilo y de suaves desniveles. Sí que es verdad que la primera parte del camino puede resultar menos atractiva ya que nos encontramos con infraestructuras marítimas y militares que no a todo el mundo le puede gustar.
  • Por su proximidad al mar, la climatología es moderada. Ni demasiado frío en invierno, ni demasiado calor en verano. Pero sí que está muy expuesto a tormentas del atlántico por lo que es muy normal que en esos 5 o 6 días te caiga algún chubasco.

Lugares de interés

Si decides hacer este camino no olvides visitar estos lugares:

Torre de Hércules: se construyó en el siglo I, después de ser conquistada Hispania por los romanos. Se considera el primer faro de la historia.

Castillo de San Felipe: Tenía como función defender la ría de Ferrrol.

Pontedeume: Se trata de los restos del palacio de una familia nobiliaria más importantes de Galicia, del que solo queda el Torreón de los Andrade.

San Francisco de Betanzos: un templo que fue un convento de una orden franciscana en el siglo XIV.