Camino desde Sarria

Este trayecto forma parte del Camino Francés. Es la ciudad gallega con la distancia mínima para conseguir la deseada Compostela. Se trata de 100 kilómetros a recorrer en 5 etapas.

¿Por qué elegir el Camino desde Sarria?

Estas son algunas de las características que te ayudarán de decidirte por este recorrido:

  • Es la opción ideal si dispones de poco tiempo para llegar a Santiago de Compostela.
  • Al ser un trayecto corto es fácil de realizar en familia con los niños o con perros.
  • Es un camino muy transitado por lo que si te embarcas solo en este recorrido podrás unirte a otras personas y hacer nuevas amistades de todas las nacionalidades.
  • Si realizas el camino en verano las temperaturas no son muy altas.
  • Está bien señalizado para que no te puedas perder.
  • Si es la primera vez que realizas el camino es la mejor opción para experimentar la aventura de la peregrinación sin mucho esfuerzo.

Lugares de interés

Algunos de los lugares que debes visitar en tu trayecto:

  • Iglesia de Santiago de Barbadelo: pequeña parroquia en Sarria.
  • Fuente de Santa Irene: conocida como la Fuente de la Eterna Juventud, donde todo el que se lave con esta agua siempre se mantendrá joven.
  • Iglesia de San Nicolás: ubicada en Portomarín, fue reconstruida piedra a piedra.
  • Iglesia de Santa María: templo de estilo barroco situado en Gonzar.

Etapas del Camino desde Sarria

El camino desde Sarria consta de 5 etapas en las que podemos disfrutar del paisaje gallego y su gastronomía.

Etapa 1: Sarria – Portomarín (22 km)

Comenzamos por caminos difíciles de transitar con varios desniveles. A lo largo del trayecto encontrarás múltiples bares y albergues en los que hacer una parada para descansar y comer.

Pasaremos por ciudades con un casco histórico digno de ver como la Iglesia de Santiago de Barbadelo, San Fiz de Reimondez o San Nicolás.

Y no dudes en probar su deliciosa gastronomía como la carne “o caldeiro” y el lacón con grelos, y si te encanta el dulce debes probar su tarta de Portomarín y las filloas.

Etapa 2: Portomarín – Palas del Rey (24 km)

Subida a la Sierra de Ligonde y descenso gradual. Alternamos el camino de tierra con el asfalto, que no impide disfrutar igualmente de un paisaje verde. A lo largo del camino podemos encontrar múltiples servicios para el peregrino.

No olvides visitar el cruceiro de doble cara situado en Os Lameiros o la capilla de San Marcos.

Etapa 3: Palas del Rey – Arzúa (29 km)

Etapa larga y complicada por el desnivel que se convierte en todo un reto para los peregrinos. Para que te hagas una idea, la llamaron la etapa “rompepiernas” por los constantes desniveles.

En esta etapa nos juntamos con los peregrinos que siguen el Camino del Norte y el Camino Primitivo. Aprovecha en Melide para hacer una parada ya que allí encontrarás todos los servicios que necesites. Y prueba su magnífico pulpo a feira y su famoso postre melindres.

Tras llegar a Arzúa, si eres amante de los quesos debes degustar su maravilloso queso de Arzúa-Ulloa. Y si llegas durante la primera semana de marzo te encontrarás con las fiestas del queso, donde podrás probar sus quesos de denominación de origen.

Etapa 4: Arzúa – O Pedrouza (21 km)

Un tramo sin demasiada dificultad en la que puedes aprovechar para disfrutar del paisaje gallego y tomártelo con calma y coger aliento para la última etapa. Tras pasar por Rúa hasta O Pedrouza el trayecto será por asfalto. Encontrarás todos los establecimientos que necesites a lo largo del recorrido.

Visita lugares culturales como la fuente y capilla de Santa Irene, la Iglesia de San Pedro de Lema o la iglesia de Santa María de Gonzar en O Pedrouza.

Si quieres probar algo típico de esta zona, pide el gallo de raza piñeira o cualquier carne de ternera, cerdo o de caza la hacen riquísima.

Etapa 5: O Pedrouzo – Santiago de Compostela (19 km)

Destaca la subida en el kilómetro 15 al Monte do Gozo desde donde comenzamos a divisar las torres de la Catedral de Santiago. Tras atravesar una zona urbanística que rompe con el paisaje, cruzamos la Porta do Camino y caminamos por el casco antiguo antes de entrar a la plaza donde tenemos delante nuestro destino tan deseado, la Catedral de Santiago de Compostela.